A través de un formulario con datos, rellenado por el inquilino, puedes saber si éste puede permitirse la vivienda. De esta manera ahorras tiempo y evitas papeleos