Alquila sin fianza ni depósito y ofrece más protección a los propietarios. En lugar de desembolsar la fianza y las garantías adicionales, tu nuevo inquilino contrata los servicios de zerofianza pagando una pequeña cuota anual. El servicio incluye el ingreso del mes de fianza obligatorio en la cuenta bancaria del propietario y la activación de las coberturas adicionales para el propietario: 3 meses de impago con adelanto de renta, defensa jurídica e indemnización en caso de vandalismo.